Guía Práctica de Manejo Apícola

Mantener las Colmenas SANAS y FUERTES se ha vuelto una labor cada vez más compleja para los Apicultores. Hacerlas productivas y mantenerlas agrupadas aumenta aún más el riesgo de presentar alguna enfermedad.

Gran parte de las enfermedades aparecen por falta de limpieza, nutrición, mal manejo, problemas con el entorno y material genético de mala calidad. Es por esto que se vuelve indispensable implementar un PLAN DE MANEJO que considere los siguientes pilares para evitar la mortalidad invernal y contar con abejas fuertes y sanas para el inicio de la temporada:

 

1. HOGAR Y ENTORNO 

Las abejas deben estar en un lugar limpio y resguardado del viento, con fuentes de agua limpia a su alrededor y protegidas de las hormigas y de otros enemigos naturales.

La piquera debe estar orientada al oriente y levemente inclinada, para protegerlas de las aguas lluvias.  

Se recomienda el uso de pisos sanitarios (con una rejilla en el medio) para facilitar la higiene de la colmena. 

Cualquier perforación del techo de la colmena debe ser eliminada ya que genera enfriamiento de la cría y debilita la colmena.

El material en desuso debe ser sanitizado y tratado contra la polilla antes de ser almacenado.

 

2. MATERIAL GENÉTICO

La renovación periódica del material genético de nuestra colmena por uno de calidad y acorde a nuestro clima permitirá:

  • Aumentar la productividad de la Colmena
  • Aumentar la resistencia a las enfermedades de las abejas
  • Aumentar rápidamente la población de la colmena al inicio de la primavera (oportunidad de producción temprana de núcleos)
  • Disminución de la mortalidad
  • Mayor mansedumbre

El recambio de reinas se debe realizar como mínimo cada 2 años, siendo lo ideal hacerlo una vez al año.

Según nuestra experiencia podemos afirmar que la RAZA CÁRNICA es la que mejor se adapta a las condiciones climáticas de nuestro país, ya que se adapta a los climas fríos y tiene la capacidad de regular su postura en invierno, además de tener una mayor resistencia a enfermedades invernales y ser muy mansa.

 

3. ALIMENTACIÓN

Las abejas necesitan desarrollar cuerpos grasos. Cuando no tienen alimento comienzan a consumir sus reservas corporales, presentando problemas de peso y masa muscular, consumiendo sus proteínas de debilitándose por completo.

La carencia de alimentación suplementaria durante la invernada acaba con una colmena por la disminución de la cría y la falta de postura; y al despoblarse se produce enfriamiento y desarrollo de enfermedades.

Si queremos tener colmenas fuertes y sanas debemos preocuparnos de dejar suficientes reservas de miel y polen tras la cosecha, y de suplementario inmediatamente cuando disminuyan sus reservas. En la primavera y con el desarrollo de crías es donde aumenta el consumo de alimento, por lo que debemos suplementarte también en esta época para estimular la postura.

La alimentación suplementaria debe considerar los pilares ENERGÉTICO, VITAMÍNICO y PROTÉICO.

4. LIMPIEZA DEL MATERIAL Y CONTROL DE ENFERMEDADES

Actualmente hay enfermedades que permanecen constantemente en la colmena, incluso cuando las vemos sanas, ya sea en bajo nivel de propagación o en estado latente esperando la oportunidad para propagarse.

Para evitar la propagación de estas enfermedades,  es de gran importancia realizar una limpieza y sanitización de todos nuestros cajones y materiales al menos una vez al año y un plan de control de enfermedades a través de muestreo para las enfermedades mas comunes.

Mantener las colmenas agrupadas genera una alta probabilidad de contagio entre ellas, por lo tanto los tratamientos deben realizarse no sólo a las colmenas detectadas sino a TODO EL COLMENAR.

Las principales Enfermedades que tenemos que monitorear son:

  • VARROASIS: Ácaro externo que producto debilitamiento y despoblamiento. Ampliamente presente y detectable a través de prueba de campo
  • ACARIOSIS: Ácaro traqueal que producto debilitamiento y despoblamiento. Se detecta mediante análisis microscópico
  • NOSEMOSIS: Bacteria Interna que produce diarrea y excesivo consumo de alimento y despoblamiento. Detección mediante análisis microscópico

Las Reinas de las colmenas afectadas por Nosemosis y Acariosis suelen quedar infectadas, por lo que es altamente recomendable realizar el recambio de reina además de la limpieza del material.

 

También hay otras enfermedades menos comunes, pero igual de importantes de detectar y tratar a tiempo:

  • LOQUE AMERICANA: Bacteria. Produce mal olor, opérculos de cría perforados y cría muerta chiclosa
  • LOQUE EUROPEA: Bacteria. Produce mal olor, cría salteada y restos de larvas muertas.
  • CRIA YESIFICADA: Hongo. Produce la muerte de las larvas, dejándolas como momias de yeso.

Estas enfermedades pueden identificarse en forma visual, y en caso de detectarse se debe informar imnediatamrente al S.A.G

 

Podemos clasificar las colmenas en 3 tipos:

  • TIPO 1: Fuerte y Vigorosa ( 8 o más marcos con abeja) 
  • TIPO 2: Débil y propensa a enfermarse ( 5 a 7 marcos con abeja) 
  • TIPO 3: Enferma, introductiva y genera gastos ( 4 o menos marcos con abeja) 

Si fusionamos las colmenas Tipo 3, hacemos tratamiento intensivo a las Tipo 2 e implementamos todas las medidas necesarias antes mencionadas para tener colmenas Tipo 1, nuestra productividad podrá ir en aumento.

Te Recomendamos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.